La ola de despidos se expande del sector público al privado, donde ya hay casi 10 mil echados. Se espera un desempleo de dos dígitos para 2016. De cara a las paritarias: ¿Los empresarios echan para negociar salarios a la baja?

Desocupación 2016: ¿Hasta dónde llegará la ola de despidos?

 

La ola de despidos se expande del sector público al privado, donde ya hay casi 10 mil echados. Se espera un desempleo de dos dígitos para 2016. De cara a las paritarias: ¿Los empresarios echan para negociar salarios a la baja?

Por Redacción Agencia Paco Urondo

La sucesión de despidos que comenzó en el sector público configuró una primera ola de conflictividad gremial centrada en la órbita laboral estatal a poco más de un mes de inaugurada la gestión CAMBIEMOS.

Las desvinculaciones laborales se expanden ahora en el sector privado con focos de conflicto en distintos sectores de la economía, pre- anunciando un año complejo cuando ni siquiera comenzaron las negociaciones paritarias.

Despidos en el Estado: ¿luz verde para los privados?

La Secretaría de Políticas Económicas y Sociales de la CGT conducida por el metalúrgico Antonio Caló estimó que con la proyección de las medidas aplicadas por el Gobierno de Cambiemos los despidos del sector público llegarán a 65.000 en todo el país.

Los cálculos fueron realizados por el economista José “Pepe” Sbatella y el asesor Hugo Torregrosa, integrantes del equipo técnico de la Secretaria conducida por el dirigente sindical Horacio Ghilini.

Por su parte, desde el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (Ipypp) de Claudio Lozano, realizaron un relevamiento parcial de los despidos ocurridos en la administración pública y señalaron que “en todos los casos el patrón común es el intento de generar temor entre los trabajadores, a fin de debilitar cualquier tipo de acción reivindicativa”.

Las cesantías no sólo dejan a miles de familias sin ingresos para afrontar los gastos cotidianos sino que representan una luz verde para que el sector privado lleve adelante procesos de ajuste de su planta de personal en forma indiscriminada.

Privados de laburo

Un relevamiento parcial (que puede pecar de impresionista) de los despidos ocurridos entre diciembre y enero de este año nos da la siguiente radiografía:

Empresa/Sector

Cantidad de despedidos

Sector

Provincia

Metalsa

10 (300 en lo que va del año)

Metalurgia

Buenos Aires

New San - Atma

200

Metalurgia

Buenos Aires

Siderca

200

Metalurgia

Buenos Aires

Cresta Roja

5000

Alimentación

Buenos Aires

La Nación

31

Gráficos

Buenos Aires

Grupo 23 (Diagonales y el Argentino)

32

Prensa

 

Cerámica San Lorenzo

100

Cerámica

Buenos Aires

Metrovias

26

Transporte

CABA

Revista Infantil PIN

4

Prensa

CABA

Core Argentina

30

Call Center

Chaco

Tecpetrol y Sipetrol

500

Petroleo

Chubut/Neuquen

Hotel Cabañas del Parque

20

Hoteles

Misiones

Autobuses Santa Fe

6

Transporte

Neuquen

Expofrut

109

Fruta

Rio Negro

Salentein

45

Fruta

Rio Negro

Miele

6

Fruta

Rio Negro

Emrpesas de fruta

6

Fruta

Rio Negro

Canale

78

Fruta

Rio Negro

El Tabacal

40

Azucar

Salta

Metalmecanica

84

Metalurgia

San Luis

Austral Construcciones y Kank y Castilla

1800

Construccion

Santa Cruz

Paraná Metal

180

Metalurgia

Santa Fe

Frigorífico Frideco SA

100

Frigorifico

Santa Fe

Empresas Constructoras

2000

Construccion

Tucuman

Scaab Scania

5

Automotriz

Tucuman

Havanna

*400 temporarios suspendidos

Aliementación

Buenos Aires

Felson

*60 trabajadores suspendidos

Textil

 

Sol

220

Transporte

 

Fuente: ODS - CTA // elaboración propia

 

 

 

Un primer grupo de conflicto se encuentra vinculado a empresas que crecieron al calor del Estado en los últimos años. En ese sentido, ubicamos a las empresas del Grupo 23 del tándem Szpolski - Garfunkel, donde los rumores de vaciamiento crecen.

Este grupo de medios, que se expandió con el objetivo de ampliar sus posibilidades de captar recursos, ahora, al ver fracasada su apuesta política empresaria, quiere trasladar los costos de sus errores sobre los trabajadores, a quienes adeudan salarios y otras remuneraciones.

En el rubro petrolero, la caída del precio del crudo afecta al sector a nivel local. Desde el sindicato de petroleros alertaron sobre la posibilidad de que más de 3000 trabajadores de las empresas Tecpetrol, Pae, YPF y Sipetrol queden en la calle.

Los dirigentes sindicales del sector en Chubut y Santa Cruz advirtieron que si no tienen respuesta positiva, llevaran adelante un paro y bloqueo a las instalaciones que podría repercutir en falta de gas y petróleo en el país.

Por su parte, en la industria textil la mayor actividad de los importadores del rubro impactó de forma negativa. Los pedidos de las marcas a la manufactura local bajaron considerablemente porque esperan que las importaciones ingresen con fluidez.

En el caso de la marca Kevingston, la empresa redujo los pedidos a la industria local para la producción de la temporada de invierno 2017. Como respuesta, uno de sus proveedores, la textil Felson, ya suspendió a 60 trabajadores.

Por otro lado, la actividad metalúrgica tuvo su primer conflicto en diciembre con los despidos en la planta que la firma Techint tiene en la localidad de Zarate. El confuso episodio concluyó con la re – incorporación de los despedidos.

No obstante, cabe señalar que desde el Observatorio de la Actividad Metalúrgica de Córdoba relevaron en una encuesta que, si bien el 68% de las empresas prevé mantener el personal, el 10,5% contempla despidos y otro tanto presentar procesos de crisis, mientras que el 5% optará por no renovar vacantes.

En lo que respecta al sector de la construcción, son varias las obras paradas en distintos puntos del país. En la provincia del Chaco, por ejemplo, son 14.500 los trabajadores que estarían quedando sin empleo. La situación del sector fue mencionada en un comunicado de la CGT local que se declaró en estado de alerta por la situación del empleo.

En el sector atado al turismo, la erosión del poder adquisitivo producto de la devaluación y la re-marcación de precios afectó la temporada de vacaciones, especialmente en la costa bonaerense. Síntoma de este contexto es la suspensión de 400 trabajadores temporarias que realizó la emblemática empresa Havanna.

“Estas suspensiones se deben a la mala temporada. Sucede que Havanna vende muchísimo durante las vacaciones, tanto en Mar del Plata como en distintas ciudades turísticas del país. Esto es inédito. Sólo podemos compararlo con lo que pasó en 2001, que hubo suspensiones a fines de enero y de mucho menos personal, ya que la empresa era más chica por esos años”, aseguró el secretario general de Pasteleros, Carlos Vaquero.

¿Echar para negociar?

Más allá del impacto negativo en la economía de algunas de las medidas macro – económicas adoptadas por el gobierno nacional, los empleadores comienzan a inducir despidos de cara a la negociación paritaria que se avecina haciéndose eco de los dichos del Ministro Prat Gay: "Me parece que cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salario a cambio de empleo".

En este sentido, el Observatorio de Derecho Social de la CTA señaló en un informe reciente: “Han sido los empleadores quienes han dado inicio la ronda de negociación salarial a través del incremento de los despidos, en tanto herramienta para infundir temor y, de esta manera, debilitar la posición negociadora de los trabajadores y las organizaciones sindicales, no solo en términos generales, sino también en cada lugar de trabajo”.

¿Será que la vieja consigna de “pegar para negociar” del sindicalismo vandorista es parafraseada desde la patronal en esta coyuntura de “cambio”?

Compartir

Comentarios