POLITICA   17 de febrero de 2016

Los radicales apuestan al plan “Sanz, la solución” para reemplazar a Marcos Peña

Los radicales se hartaron del destrato del PRO en tan sólo 2 meses de mandato de Mauricio Macri y ya reclaman un profundo cambio de gabinete, bajo la amenaza de retirar su apoyo en el Congreso, clave para la gobernabilidad.

Los radicales apuestan al plan “Sanz, la solución” para reemplazar a Marcos Peña

Aislados, creen que en marzo el Gobierno debe hacer un cambio de gabinete y amenazan con retirar sus 40 diputados.

Los radicales se hartaron del destrato del PRO en tan sólo 2 meses de mandato de Mauricio Macri y ya reclaman un profundo cambio de gabinete, bajo la amenaza de retirar su apoyo en el Congreso, clave para la gobernabilidad.

El primer síntoma oficial del malestar de la UCR es el pedido de una reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que los recibirá el próximo 24 de febrero. Allí los radicales le pedirán una mayor injerencia en la mesa de decisiones del Gobierno.

Es que en la práctica tienen un secretario de Estado, José Cano, y un solo ministro, Julio Martínez (Defensa), puesto que a Oscar Aguad (Comunicaciones) lo consideran parte del PRO y empleado de Clarín y a Ricardo Buryaile (Agricultura) un hombre del campo que no proviene de las filas de la militancia del partido.

Para colmo, a Martínez lo tienen sitiado entre Marcos Peña y el ministro Andrés Ibarra y no lo dejan designar a sus funcionarios. En este contexto, los radicales fueron a hacer catarsis esta noche al comité de la UCR Capital.

En la UCR también sufrieron el destrato en el Senado, donde Gabriela Michetti removió a más de 2000 contratados, entre los que se encontraban empleados de los propios radicales. 

“O los ubicás en el Ejecutivo o tenés un quilombo en el Senado”, le dijo el senador pampeano Carlos Marino a Ernesto Sanz, quien sigue siendo el nexo del Gobierno con la UCR. A Marino ya lo habían corrido de la carrera por la presidencia provisional del Senado, que en un principio iba a ocupar y que finalmente quedó en manos del macrista Federico Pinedo.

Sanz, la solución

Pese al reclamo público que le harán a Frigerio, los radicales comenzaron a presionar a Macri para que realice cambios importantes en el gabinete -a más tardar en marzo-, al que le achacan falta de manejo político.

“Sanz, la solución”, es el slogan que ya eligieron los popes del partido centenario, que impulsan al ex presidente del partido para reemplazar a Marcos Peña en la jefatura de gabinete.

Desde que Macri entró al ballotage, Sanz se ilusionó con ocupar la jefatura de gabinete, un puesto que él creyó natural como líder del partido más grande que integra la “coalición parlamentaria” con la que Elisa Carrió define a este Gobierno.

La negativa de Macri lo golpeó tanto que anunció su retiro de la política, pero ahora, tras los primeros dos meses de mandato del líder del PRO, cree que es su momento para volver.

Los radicales señalan que Peña es un especialista en campañas electorales y en comunicación que no tiene la muñeca política que debería tener un jefe de gabinete y por eso le piden a Macri que lo remueva.

El pedido no es una simple sugerencia: los radicales ya le advirtieron al propio Peña que a partir del primero de marzo el Gobierno podría tener 40 diputados menos si no oye los reclamos del partido de Alem.

Sería un golpe letal para Macri, que intentó en las últimas semanas acercar a un grupo de diputados huérfanos como Darío Giustozzi para redondear el sueño del quórum y celebró en ese sentido la ruptura del bloque K.

La falta de gobernabilidad, entonces, no se generaría entonces por tener al peronismo, los movimientos sociales y los sindicatos del otro lado sino que se la propinarían sus propios aliados.

Copyright La Politica Online

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios