Quien iba a decir que el fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima, conocida como El Niño, oscilación del sur(ENOS). Este ciclo global, tiene dos extremos: Una fase cálida, conocida como El Niño, y una fase fría precisamente conocida como La Niña.Que cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el oeste, las temperaturas ecuatoriales disminuyen y comienza la fase fría, o La Niña. Cuando la intensidad de los vientos alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, o sea El Niño.
Escribe Mario Alberto Cuevas

 

Como nos castiga “La niña”

Quien iba a decir que el fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima, conocida como El Niño, oscilación del sur(ENOS). Este ciclo global, tiene dos extremos: Una fase cálida, conocida como El Niño, y una fase fría precisamente conocida como La Niña.Que cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el oeste, las temperaturas ecuatoriales disminuyen y comienza la fase  fría, o La Niña. Cuando la intensidad de los vientos alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, o sea El Niño.

Este fenómeno está incidiendo directamente sobre la temperatura de nuestra zona, abarcando las provincias de: Entre Ríos, Santa Fe, parte de Córdoba, Buenos Aires y La Pampa. Tanto es así, que durante el mes de Enero de 2.018, prácticamente no llovió, y Febrero poco y nada. Y lo peor es que, si no llueve en los primeros 15 días de marzo, el porcentaje del 50% de pérdidas totales en las cosechas de Soja y Maíz, trepará a un alarmante 70%. Esto nos hace concluir, que el verano está resultando ser naturalmente pernicioso para dichas cosechas, también para los incendios en La Pampa y por último, también para las inundaciones en el norte de nuestro país.

En nuestra provincia, la gran sequía, se instaló como la gran preocupación para los productores de la provincia, que, conjuntamente se encuentranhay pérdidas por $10 mil millonesreclamando al gobierno provincial, la declaración de emergencia, a efectos de que se le prorroguen o también que se condonen los distintos gravámenes, como el Impuesto Inmobiliario, la Patente Automotor (para camiones y acoplados), Ingresos Brutos, etc. a efectos de paliar ésta difícil situación para el sector agrícola y también para algunas economías regionales que también sufren directa o indirectamente éste flagelo de la sequía.

Entidades agropecuarias, en conferencia de prensa, solicitaron este jueves una audiencia con el gobernador Bordet para que se declare la emergencia en el sector. "La situación es compleja", dijeron.

Las integrantes de la Mesa de Enlace en conferencia de prensa brindada en Paraná.

Entidades agropecuarias de la Mesa de Enlace de Entre Ríos solicitaron este jueves una audiencia con el gobernador de esa provincia, Gustavo Bordet, para que se declare la emergencia agropecuaria debido a la sequía que afecta a la región.

En conferencia de prensa, los dirigentes agropecuarios explicaron que las pérdidas en la cosecha de soja y maíz en la campaña 2017/18 alcanzan los 10 mil millones de pesos, por lo que "la situación es muy compleja y preocupante".

En la sede de Cooperativas Federadas de Entre Ríos, encabezaron la conferenciaEL vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, se refirió a éste gran inconveniente que afecta al sector agrícola y afirmó que "se están retrasando pasturas y verdeos de invierno", a la vez que reveló que "se ha podido hacer muy poca reserva o es de poca calidad lo que se ha hecho".Chemes, (cuya actividad económica es la de ser propietario de un tambo en Entre Ríos), adelantó que el impacto de la sequía se notará también en las reservas para Marzo, en el segmento de carnes y leche. “Debido a que con la sequía, las napas de agua van bajando", y por otro lado, el sector de lácteo "se ve seriamente perjudicado porque no puede prever los insumos para los animales frente a los malos resultados de las cosechas", mientras que para los cereales los números son "tremendos"."Esta no es la primera vez que pasamos por un escenario de tanta complejidad; en 2009 también sufrimos las inclemencias del tiempo; y hay que plantearse que estas situaciones van a repetirse y buscar las alternativas, sobre todo en el caso de la provincia que está rodeada de dos magníficos ríos", consideró el dirigente.

Para poder hacer frente a éste gran problema, la CRA propuso un seguro agrícola, ya que "atenuaría los efectos negativos de la sequía". Mas adelante, dijo: "El Estado podría subisidiar las primas que es el escollo más importante por su costo.Sin dudas que también afectará a “las economías regionales, lo que a su vez se trasladará a las arcas provinciales y a las exportaciones, porque si se vende más de lo que hay, se vacía el mercado interno".Desde el Instituto de la Carne Vacuna(IPCVA), su representante, Gonzalo Alvarez Maldonado, afirmó que el impacto de la sequía en Entre Ríos "es muy grande" y que, si bien en el área de ganadería aún no hay cifras finales, "es muy importante la pérdida sobre todo a la hora de pensar en la reserva de rollos y forrajeras".

Para dicho representante, la declaración de emergencia que se le pide al gobierno provincial "no tiene sentido"  “si el pedido se centra solamente en la prorroga el pago de deudas" y reclamó, en cambio, "que haya un real financiamiento a tasa razonable y subsidiada y de mediano plazo para toda la producción".

Por el lado de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro) y titular de la Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco); Walter Feldkamp, de la Sociedad Rural Argentina (SRA); Elvio Guía, de la Federación Agraria Argentina (FAA), y Raúl Bo Ho, de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer). "La sequía va a ser un golpe letal para muchos productores y está afectando a la agricultura tradicional, ganadería, lechería y citricultura", señaló Guía.

En ese sentido, remarcó que solicitan la declaración de emergencia agropecuaria ya que "es una herramienta para los productores porque el quebranto será muy grande", y detalló que ) en la provincia de Entre Ríos, Daniel Kindebaluc, afirmó que las pérdidas en la cosecha de soja y maíz en la campaña 2017/18 "alcanzan los $10 mil millones". "Es un número que asusta -continuó-, ya que no incluye pérdidas de ganadería y cría, lechería y citricultura que también están sufriendo".

Los dirigentes agropecuarios solicitaron "que el Gobierno nacional y provincial articulen todas las herramientas para sostener a los productores" ya que según ellos "lo único que hace falta es decisión política". Guía enfatizó en que "la preocupación viene desde hace rato y no tuvimos respuesta, por eso ahora solicitamos audiencia directamente con el gobernador", en la que buscan que "si pedimos un crédito podamos pagarlo más adelante, al igual que impuestos tributarios".

En tanto, los representantes de las federaciones agrarias indicaron que el sector "no ha salido" de los problemas ocasionados "por las inundaciones del 2016, con muchos aún remando y ahora se sumó" la sequía que genera "pérdidas que ya no se pueden revertir", La emergencia es solicitada para todo el territorio debido a que "en muchas zonas será casi nula", afirmaron, y mencionaron que de declararse "se desencadenarían otras herramientas a nivel nacional". Por otra parte, el presidente de la Federación del Citrus de Ente Ríos (Fecier), Ariel Fernando Borgo, también comunicó que ha solicitado a autoridades de diferentes municipios entrerrianos "la declaración de emergencia" del sector citrícola por "la terrible sequía que existe".superan el 50% de la producción aunque aclaró que por suerte, la sequía "no fue tan grave en maíz de primera" mientras que en la soja de primera y de segunda "el daño es irreversible".

Dr Mario Alberto Cuevas

Compartir

Notas Relacionadas

COLUMNA DE OPINIÓN
Revancha de clase
COLUMNA DE OPINIÓN
INTROSPECCIONES
COLUMNA DE OPINIÓN
ESCENARIO PÚBLICO

Comentarios