La reforma electoral en Entre Ríos.
Escribe Nicolás Loza - Politólogo -

La reforma electoral en Entre Ríos

Por Nico Loza*

“Lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte” Trasímaco. La República. Platón.

Bordet presentó la reforma electoral. Las reglas del juego para el 2019.

El gobernador Gustavo Bordet presentó el proyecto de reforma política que intenta implementar para las elecciones del próximo año. Los puntos fuertes de la reforma tienen que ver fundamentalmente con: Boleta Única Papel (BUP), Participación de las minorías y Paridad de género. 

Para los partidos políticos que integran el sistema electoral entrerriano, esta reforma es una buena noticia para sus funcionamientos internos y para implementar el ARTÍCULO 29 de la Constitución provincial: “Todos los ciudadanos tienen el derecho de asociarse libremente en partidos políticos. Se reconoce y garantiza la existencia de aquellos en cuya organización y funcionamiento se observen: la democracia interna, la adecuada y proporcional representación de las minorías y demás principios constitucionales”.

De los tres puntos mencionados como “fuertes” de la reforma, los peronistas se encuentran “interesados” principalmente en el de la participación de las minorías. En el Justicialismo entrerriano no es un tema nuevo, ya que en la década anterior, se produjo la reforma que se concretizó, con la polémica Ley N°9.659, conocida coloquialmente como la “Ley Castrillón”.

La reforma Castrillón fue la estrategia adoptada directamente puertas adentro del Partido Justicialista en la competencia intrapartidaria por el sector del Dr. Jorge Busti para beneficiar a su elegido, Sergio Urribarri, por sobre el referente kirchnerista de aquel momento: Julio Solanas.

Allí, la reforma fomentó y estimuló la participación por afuera de la estructura partidaria a las minorías peronistas disidentes del centro de poder bustista. Es decir, para el justicialismo, fue una reforma centrífuga. Año 2007.

Hoy, en 2018, con un Justicialismo golpeado y derrotado en las dos últimas elecciones, el gobernador Bordet busca su reelección al frente de la Casa Gris, y para eso necesita: consolidar su figura (Boleta única), alejarse de la mala imagen del peronismo urrikirchnerista, mostrarse como reformador, personalizar el poder para conservarlo y aumentarlo. Contener las diferentes expresiones que le pueden ser favorables política y electoralmente le es imprescindible. Bordet necesita, a diferencia de Busti en 2007, fomentar y estimular la participación en el seno del Partido Justicialismo, es decir, que las minorías se expresen y “jueguen” dentro de la estructura del PJ. El Justicialismo necesita hoy: una reforma centrípeta.

A poco menos de año para las elecciones, con un Mundial de Fútbol por delante que va a quitar y adelantar los tiempos, el escenario político entrerriano se presenta complejo, con tiempos que apuran. Lo cierto es que cuando se toma la decisión política de una reforma electoral, se están proponiendo nuevas reglas de juego, que favorecen a ciertos partidos y perjudican a otros.

Cuando le tocó al Justicialismo en Entre Ríos reformar, fue para contener las indomables internas en el seno partidario más que para democratizar las organizaciones partidistas que integran el sistema electoral de la provincia. Es probable que esta vez, todo siga igual.

*Politólogo

 

 

Compartir

Notas Relacionadas

COLUMNA DE OPINIÓN
ECONOMÍA REGIONAL
COLUMNA DE OPINIÓN
OPINIÓN POLÍTICA

Comentarios