COLUMNA DE OPINIÓN  28 de abril de 2018

INTROSPECCIONES.

Una columna del Profesor en Disciplinas Industriales Darío D´Angelo. La propuesta es para que conozcamos, analicemos y reflexionemos sobre las diferentes alternativas para mejorar el medio ambiente a través de las nuevas tecnologías. Obteniendo nuevos valores que nos permitan corregir el estilo de vida automatista en el cual nuestra sociedad se encuentra inmersa.

Más claro… echale agua

Si pensamos en  tomarnos una pausa, aunque leyendo esta nota, sea un momento poco oportuno, y nos levantamos de la silla,   y buscamos un vaso de agua, en nuestro contexto, parece tan fácil, tan cotidiano, lo hacemos sin pensar, y pareciera que por ello no tiene gran valor.

Pero no debería ser tan así, si tomamos como referencia el 31 de Marzo,  es el día Nacional del Agua y que fue  instituido por la Resolución Ministerial Nº 1630 del año 1970, y tuvo  como objetivo de despertar una conciencia racional sobre la importancia del uso, sino tan bien del aprovechamiento estratégico de las reservas de agua, paradójicamente el mundo celebra el 22 de marzo el Día Mundial del Agua decretado recién en el año 1992 durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, indudablemente esta diferencia de en el tiempo, marca la conciencia temprana de aquellos que conducían los destinos de la Argentina.
El agua debe ser considerada por cada uno de nosotros como recurso renovable, limitado, frágil y vulnerable,  el 3% de agua del mundo, es apta para el consumo humano, siendo que el 70% de la superficie terrestre está cubierta por agua. Nuestro país tiene una de las más grandes reservas en el acuífero Guaraní, pero también en los glaciares, y ya se está discutiendo, a nivel internacional, el derecho a las reservas de agua dulce entre otras cosas, existentes en la Antártida.
Las represas del país cumplen diferentes propósitos, entre ellos, se pueden mencionar: proveer agua para el consumo tanto humano como industrial, transformar en áreas cultivadas aquellas regiones que eran verdaderos desiertos, producir electricidad a partir de la energía hidroeléctrica –energía limpia y renovable -, y promover el turismo y esparcimiento a través del uso recreativo de los embalses. La conciencia y racionalización del uso de este valioso recurso, es fundamental para la vida del hombre. Como no repensar, sobre aquella simple actividad que propusimos al comienzo de la lectura, ya no tan trivial, tampoco esa canilla que gotea permanentemente, haciendo mucha agua potable se pierda, habrá que dar entonces una nueva mirada sobre esto que parecía carecer de valor…

Especial para www.diamanteradio.com

Escribe Profesor Darío D´Angelo.

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

COLUMNA DE OPINIÓN
OPINIÓN POLÍTICA
COLUMNA DE OPINIÓN
LA COLUMNA DE SOL

Comentarios