(Por Nico Loza)

El gobierno nacional se encuentra atravesando uno de los momentos más difíciles desde que llegó al poder en diciembre de 2015. La estrategia del gradualismo le ha permitido ir tanteando en la oscuridad los incontables obstáculos mortales que le dejó la administración del populismo cristinista.

Deseando que el segundo semestre  llegue pronto

(Por Nico Loza)

El gobierno nacional se encuentra atravesando uno de los momentos más difíciles desde que llegó al poder en diciembre de 2015. La estrategia del gradualismo le ha permitido ir tanteando en la oscuridad los incontables obstáculos mortales que le dejó la administración del populismo cristinista.

Algunos analistas políticos y algunos políticos tradicionales dicen que el gobierno nacional no sabe hacer política. Que el plan económico no sirve –si es que hay uno-, que solo tienen la suerte y el viento de cola de la política, como tuvo en el comienzo de su mandato Néstor Kirchner un viento a favor de la economía internacional.

Lo cierto es que Cambiemos (principalmente el Pro) se ha acostumbrado a las victorias electorales: Macri no pierde una elección desde 2005. Esto no quiere decir que en las elecciones próximas vaya a ganar, pero sí, que han sabido,  en los momentos difíciles, mantener la prudencia y enfrentar la realidad de manera estratégica. Esos momentos difíciles para la Argentina intentaron ser capitalizados por los sectores de la izquierda arcaica y los seguidores del modelo de la democracia hegemónica kirchnerista. El caso Maldonado y la desaparición del Ara San Juan son algunos tristes ejemplos de oportunismo político por parte de estos sectores.

Actualmente, estos grupos de la oposición, tratan de jugar la política con la agenda de las tarifas y las boletas de luz y gas. El oficialismo nacional ágilmente, dio un giro de 180 grados y le pasó la pelota a los gobernadores e intendentes. Jugada que no la vieron ni siquiera algunos aliados radicales.

Lo cierto es que desde el gobierno nacional esperan que llegue el mundial de fútbol y terminado éste, el segundo semestre. Tiempo en el que se espera que no se implementen mas normalizaciones en los servicios, teniendo en cuenta que el próximo año se juega la reelección del Cambiemos.

Es poco sólido o al menos discutible el argumento de que la administración de Macri no sabe hacer política. El objetivo es bien claro: terminar con el tema de tarifas y bajar la inflación. Desde Balcarce 50, prefieren hacer todo lo malo de golpe y no de a poco, -al estilo de Maquiavelo-, deseando que el segundo semestre  llegue pronto y así alejar de una vez por todas las sombras fantasmales de la década autoritaria.

*Politólogo

Prohibida su reproducción sin citar fuente.

Redacción especial para www.diamanteradio.com

    

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios