Una columna del Profesor en Disciplinas Industriales Darío D´Angelo. La propuesta es para que conozcamos, analicemos y reflexionemos sobre las diferentes alternativas para mejorar el medio ambiente a través de las nuevas tecnologías. Obteniendo nuevos valores que nos permitan corregir el estilo de vida automatista en el cual nuestra sociedad se encuentra inmersa.

Nuestro mundo… nuestra vida

 

Los espacios donde habitamos tienen relación directa con la calidad de vida, por tanto la salud humana está directamente relacionada con el medio ambiente que nos rodea. Cuando respiramos el aire, ingresan a nuestro sistema respiratorio, y por ende a nuestro cuerpo, junto con el oxígeno,  otras sustancias tan disimiles,  como dañinas, las que dependerán en sus características,  del contexto geográfico en el que nos encontremos, por esto, es lógico pensar que  el aire de las grandes ciudades tendrá un alto contenido de hollín, azufrados y otros compuestos volátiles, generalmente provenientes de la quema de combustibles fósiles, en otros espacios como los rurales, engañosamente, rodeados de verde naturaleza, lamentable e inexorablemente llegaremos a rozar el tema de los agroquímicos.

En una nota publicada en el Diario “El Dia” de España escrita por JOSÉ A. INFANTE BURGOS, puede leerse “ La contaminación del aire mató aproximadamente a 7 millones de personas en 2012, lo que la convierte en el gran problema de salud medioambiental mundial según la OMS. La cifra conlleva que una de cada ocho muertes mundiales en 2012 se vinculó con el aire contaminado. La OMS marca los límites seguros en los 20mcg/m3 (medición habitual de la expresión de contaminantes "clásicos" como SO2, óxidos de nitrógeno, partículas, etc.); pero en ciudades como París, el promedio anual es de 38 mcg/m3, y en casos extremos como en Pekín, han llegado a superar los 300 microgramos, obligando a la ciudad a imponer la alerta naranja.”

Las fuentes de emisiones se dividen en dos grandes grupos, aquellos que están en movimiento, generando la distribución de los compuestos, y las estacionarias, como las provenientes de las industrias o centrales de generación de energía (de ahí la importancia del diseño de la matriz energética de un país), si pensamos en el saneamiento del aire las grandes ciudades, para esta problemática se proponen soluciones tales como vehículos eléctricos, automóviles, buses, etc. Pero si la energía eléctrica utilizada para recargar las baterías de estos, proviene de la quema de hidrocarburos, fuel, carbón, gas, aun así de las centrales térmicas que emplean biomasa, no se habrá solucionado el inconveniente, simplemente se habrá trasladado de lugar el problema. .

Pero esta relación es muy compleja. Es muy difícil identificar con claridad las relaciones causa / efecto entre los factores ambientales y las enfermedades, y para ello se requiere la participación de especialistas en las más diversas áreas de conocimiento. Tan compleja es que durante esta nota no hemos incluido la contaminación sonora, atribuible a los ruidos en exceso provocados por el tránsito vehicular, lo que merece un capítulo aparte.

Desde el punto de vista de la  Ecología y Desarrollo, es posible definir como conveniente la creación de espacios, en donde sea posible la construcción de un diagnóstico adecuado y la confección de una solución a medida, por parte de  los profesionales que tienen algo que decir, hacer, enseñar, aprender, sugerir… sobre la salud ambiental.

Pero casi, como tan necesario es el espacio de discusión, los seres humanos, y aparentemente los argentinos en particular, demostramos cierta incapacidad de pasar de la etapa discursiva, a la concreta, mucho se habla pero poco se hace, es más no existen políticas de gobierno a largo plazo, que por consenso, pudieran aspirar a logros mayores.

En otra definición la OMS indique que “La salud ambiental está relacionada con todos los factores físicos, químicos y biológicos externos de una persona. Es decir, que engloba factores ambientales que podrían incidir en la salud y se basa en la prevención de las enfermedades y en la creación de ambientes propicios para la salud”

Como en toda actividad humana, siempre existe la posibilidad de cambiar los paradigmas actuales, pero si nos planteamos la posibilidad del cambio, deberemos abordar, cambios en nuestras estructuras de pensamiento, comenzar el tránsito otros caminos, otras opciones y conductas innovadoras. Existen actualmente, actividades que apenas alcanzan la definición de “paleativas”,  las personas merecemos una mejor calidad de vida y está en nuestras manos alcanzarla.

Profesor Darío D´Angelo especial para www.diamanteradio.com

Compartir

Notas Relacionadas

COLUMNA DE OPINIÓN
INTROSPECCIONES
COLUMNA DE OPINIÓN
CONSTRUCCIÓN CIUDADANA
COLUMNA DE OPINIÓN
OPINIÓN POLÍTICA

Comentarios