ACTUALIDAD LOCAL  12 de mayo de 2018

OPINIÓN POLÍTICA.

En la ciudad de Diamante, en un estudio de investigación y opinión pública que se realizó, el 65% de los diamantinos manifestó no interesarle la política local ni el tema (caliente del momento): la toma del crédito que le permitirá al Municipio adquirir maquinarias modernas.
Del 35% restante de los diamantinos, la mitad se mostró a favor y la mitad en contra
escribe: NICOLAS LOZA

La opinión pública de la política en Diamante

(Por *Nicolás Loza)

La sociedad actual poco tiene que ver con la sociedad de hace 40 años. Es conocido el debate en el ámbito académico con las clásicas obras de los posmodernos. El ciudadano común demanda que la clase dirigente le dé soluciones concretas y no que “hagan política” mediante conceptos abstractos, universales y metafísicos. De eso se trata la política hoy, en el siglo XXI.

En 1979, cuando el filósofo Jean-François Lyotard publicó “La condición posmoderna”, el mundo académico intelectual comenzó a debatir la nueva era. Algunos la llaman modernidad líquida (ZygmuntBauman), modernidad tardía (JurgenHabermas), era post-industrial-post-fordista (Jean Baudrillard), y la lista sigue. La realidad nos muestra que con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, lejos han quedado los horizontes utópicos de las revoluciones políticas y sociales, las ideas y las consignas fuertes universalistas, y que, el ciudadano de hoy, está preocupado por tener una vida estable, segura y planificada, y que se interesa muy poco por los temas de lo que denomina “La política”. Así es el siglo XXI: diverso, plural, horizontal y liberal.

 

Cuando reflexionamos e indagamos con profundidad el tema de si al ciudadano actual le interesa o no le interesa la política –en sentido amplio- no estamos prestando suficiente atención a los cambios en la época que nos toca vivir. Las transformaciones tecnológicas globales de la actualidad han modificado la esfera política de manera sustancial, como lo han hechos grandes acontecimientos y sucesos a lo largo de la historia como podrían ser la Reforma Protestante o la Revolución Francesa. Cabe destacar que la política de los griegos –donde se originó la democracia- poco tiene que ver con la política de las democracias liberales occidentales de hoy.

 

Si buscamos una respuesta al interrogante anterior- si al ciudadano le importa o no la política- tenemos que responder con un rotundo Sí, con la observación de que este sujeto  entiende por política una dimensión de la vida social absolutamente diferente de cómo lo entiende un político, un periodista, un militante o un sujeto ideologizado/politizado.

Al ciudadano/contribuyente le interesa la política concreta, no la de las ideologías de Perón, Evita, Irigoyen o Alvear. Esos debates los ve como anacrónicos, inútiles o hasta simple charlatanería. Y de esta misma manera ve la realidad cuando el círculo de dirigentes (diputados, senadores, concejales, etc.) entra en escaramuzas para, con la clásica cuota de demagogia, buscar un mejor posicionamientoen el escenario político.

En la ciudad de Diamante, en un estudio de investigación y opinión pública que se realizó, el 65% de los diamantinos manifestó no interesarle la política local ni el tema (caliente del momento): la toma del crédito que le permitirá al Municipio adquirir maquinarias modernas.

Del 35% restante de los diamantinos, la mitad se mostró a favor y la mitad en contra. Estos grupos son los que denominamos politizados o ideologizados.

La conclusión a la que llegamos con el relevamiento es que la guerra de comunicados en la prensa local  entre los actores que disputan el escenario de la política diamantina, le importó poco al ciudadano corriente. El tema  seguramente le llevó muchas horas a los concurrentes de los comités, o de las unidades básicas, pero ni un segundo al que no entiende la política de esa forma, es decir, a la manera tradicional.

La política en la ciudad de Diamante debe adaptarse a los tiempos que corren y dejar de lado los intereses y ambiciones de grupos cerrados que viven de y para –como diría Weber- de la política y centrarse en la demanda de los ciudadanos. En la ciudad de Diamante es necesario un espacio plural, democrático, abierto que empiece a plantear temas de la política concretos, como por ejemplo: ¿Qué perfil de ciudad queremos?, ¿primaria, industrial o de servicios? El grupo que pueda representar esa agenda diversa, plural, horizontal y liberal, seguramente tendrá fortuna en la política del siglo XXI.

 

*politólogo Licenciado Nicolás Loza

 

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Actualidad local
BORDET EN DIAMANTE

Comentarios