Por el freno de la economía en el primer semestre de 2018, los resultados estuvieron por debajo de la inflación interanual que el INDEC estimó para ese período.

La recaudación tributaria aumentó en julio una suba del 23,8% interanual a partir de un empuje importante del IVA, y del impuesto a los débitos en cuenta corriente. Los recursos tributarios alcanzaron $ 293.894 millones, a pesar del enfriamiento de la economía los primeros seis meses de 2018.

El iVA neto registró un incremento del 42,4%, con una suba del 32,9% en el impositivo y del 68,2% en el aduanero. El resultado se vio atenuado por un aumento de las retenciones y devoluciones al sector privado.

Los sectores que presentaron los mejores resultados en el bruto, fueron la industria manufacturera (41,9%) y, el comercio por mayor y menor (53,8%).

En tanto, los ingresos por el impuesto a las Ganancias exhibieron un aumento del 17,7%. El incremento se vio moderado porque el primer anticipo de personas humanas que en 2017 operó en julio, este año se dará en agosto. También, por efecto del aumento en las escalas y deducciones personales para el período fiscal 2018.

Por su parte, el impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente subió el 23,6% el mes pasado, que tuvo dos días hábiles menos que el mismo mes del año pasado. Sin esa diferencia, la embolso de este impuesto habría subido el 36,6%.

La ganancia en el sistema de la seguridad social aumentó el 21,2%, empujada por el aumento en la remuneración bruta promedio (23,9%) y de la primera cuota del aguinaldo.

En el comercio exterior, los derechos de importación crecieron el 66,9%, a partir del incremento del tipo de cambio. Los derechos de exportación disminuyeron el 6,8% por la baja de los volúmenes exportados y el programa de reducción progresiva de los derechos de exportación al complejo sojero.

Embargos

El administrador federal, Leandro Cuccioli, se refirió a este tema, desde el mes pasado los contribuyentes pueden levantar estos embargos con el dinero retenido en sus cuentas, al señalar que fue "la primera opción de ayuda" implementada por la AFIP , al tiempo que destacó que ya se levantaron 1300 embargos, lo que representa una tasa diaria de 70 u 80 por día.

Al respecto, señaló que desde agosto se implementarán nuevas acciones de cobranzas proactivas que darán "más aire" a las PYMES, al señalar que "se les darán 60 días de plazo antes de ser embargadas", durante los cuales la Administración Federal de Ingresos Públicos enviará alertas tempranas de deuda y también ofrecerá planes de pago a aquellos contribuyentes que registren mora en sus obligaciones.

Ayuda fiscal

Respecto a los planes de facilidades de pago implementados anteriormente, Cuccioli mencionó que el 66% de los planes otorgados se usó "para cuotificar deuda corriente", y no así para cancelar períodos anteriores.

Por ende, y por única vez, se brindará una ayuda fiscal para regularizar deudas anteriores al 30 de  junio de 2018, que tendrá un máximo de duración de 4 años (48 cuotas), con el requisito previo de un pago a cuenta.

"Creemos que estamos dando una solución a un universo grande de contribuyentes", señaló el administrador federal.

Para tal fin, se tendrá en cuenta el comportamiento fiscal de cada uno de los solicitantes, que de acuerdo a su SIPER deberá pagar un 5% en concepto de pago a cuenta, para los de mejor comportamiento, o un 10% para el resto de los contribuyentes.  

El monto mínimo de este pago a cuenta y de cada cuota será de $1000.

Compartir

Comentarios