Según los datos del INDEC, la producción industrial se derrumbó 8,1% en junio con relación a igual mes de 2017.

El parate económico se empieza a sentir con fuerza. Por primera vez en el año, la producción industrial se derrumbó 8,1% en junio con relación a igual mes de 2017, aunque aún logró cerrar el primer semestre con un signo positivo del 1%, informó el Indec. Es la peor marca desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de la Nación.

Según el Estimador Mensual Industria l (EMI), las caídas más fuertes correspondieron a refinación del petróleo (19,9%), automotriz (11,8%), caucho y plástico (11,1%) y metalmecánica (10,9).

El dato de junio fue muy similar al registro de octubre de 2016 (-8%), mientras que para encontrar una cifra más pronunciada a la del sexto mes del año hay que remontarse a 2009, en medio de la crisis financiera en el mundo.

Entre los factores que provocaron la fuerte contracción de la actividad fabril, aparecen la importante devaluación del peso frente al dólar, una marcada retracción del consumo, pero también la huelga general de camioneros en Brasil, principal socio comercial de Argentina.
 

Poca expectativa

Si el dato del Indec confirma lo que ya se sabía, la encuesta de expectativas que se realiza entre los empresarios del sector no agrega argumentos para el optimismo oficial. En cuanto a la encuesta cualitativa, el 45,8% de los consultados anticipa una baja para el tercer trimestre; 41,2% prevé un ritmo estable y 13% espera un aumento.

Entre las firmas exportadoras, el 49% no anticipa cambios en sus exportaciones totales para el tercer trimestre; 33,3% espera una suba y 17,7% vislumbra una disminución. Ese quizá sea el vaso medio vacío para los empresarios. La devaluación, que impacta sobre sus costos y aumenta la recesión, también podría abrir la puerta para que consigan exportar una parte de su producción.

Otro dato preocupante: el 70,4% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el tercer trimestre; 21% anticipa una disminución y 8,6% prevé un aumento. Es decir que nueve de cada diez no piensan tomar nuevos trabajadores.
 

¿2018 sin crecimiento?

Otro informe importante es el REM -Relevamiento de Expectativas de Mercado- que todos los meses publica el Banco Central. Allí, los hombres de negocios de distintas actividades son consultados sobre el rumbo económico a grandes rasgos (inflación, dólar, actividad económica, etc.).

Por primera vez, los empresarios coincidieron en que el cierre del año será malo. De hecho, bajaron su perspectiva de crecimiento casi un punto, pasando de ver un crecimiento del 0,5% del PBI a una caída del 0,3%. Además, estimaron que la inflación rondará el 32%.

Compartir

Comentarios