Actualmente, la Interrupción Voluntaria del Embarazo está tipificada como delito del Código Penal aunque se permite en contadas excepciones.

Tras rechazar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Senado , el aborto sigue siendo ilegal en el país. La práctica está tipificada como delito en el Código Penal formulado en 1921, aunque se permite en casos especiales.

Actualmente, la ley permite acceder a un aborto no punible cuando esté en peligro la vida de la mujer o en el caso de violación “a una mujer demente o idiota”. En 2012 la Corte Suprema falló que una mujer violada puede acceder al aborto no punible sin importar su capacidad intelectual, sin requerir autorización judicial y sin la obligación de denunciar la violación. 

También le ordenó al gobierno instrumentar protocolos hospitalarios para garantizar el aborto no punible en estos casos. Sin embargo, esa norma no se cumple y muchos casos llegan a la justicia por la negativa de los hospitales a realizar la práctica: sólo diez de las 23 provincias adhirieron al protocolo nacional. 

Según distintas Ongs se producen unos 500.000 abortos clandestinos al año en Argentina y  las estadísticas oficiales contabilizan unas 40 muertes anuales por abortos. Sin embargo, se estima que el subregistro oculta muchas más dado a que miles terminan hospitalizadas por complicaciones posteriores. 

La principal causa de porqué no hay número exactos, es que muchas, por el temor a ser denunciadas y encarceladas no realizan denuncias y mienten si llegan a ser atendidas por médicos. La ley castiga el aborto con cuatro años de prisión y a quien lo practique con hasta seis si la mujer muere. 

Compartir

Comentarios