El año pasado vendió 141.000 unidades y mostraron su ambición en el Congreso Mundial que se realizó en Pekín. 

Es sabido que la industria robótica cada vez es más importante para la economía y para los distintos ecosistemas sociales, en los cuales los robots funcionan como engranajes para que todo fluya lo más armónico posible. Hace pocos días se llevó a cabo el Congreso Mundial de Robots 2018 en Pekín,bChina , en el marco de la "guerra tecnológica" que enfrenta al país asiático con Estados Unidos

.En este nuevo conglomerado de las empresas más avanzadas en la industria robótica, se presentaron robots capaces de diagnosticar una enfermedad, otros con la facilidad de tocar instrumentos musicales y hasta algunas máquinas capaces de convertirse en soldados. Con 160 empresas representadas, el 4º Congreso Mundial de Robots reveló la extraordinaria emergencia de tecnologías que permiten a autómatas reemplazar a los humanos.

Este evento, sobre todo gracias a las maquinarias presentadas, le sirve a bChina en su búsqueda de afianzarse a nivel internacional como la nación más avanzada en la robótica industrial, sacándole así ese título a Estados Unidos . Con una población que envejece y la creciente carencia de la mano de obra local, el gigante asiático cuenta con la automatización de las fábricas para mantener su desarrollo industrial.

"Los robots son la joya de la corona para la industria manufacturera, una nueva frontera", sostuvo en su discurso en el Congreso Xin Guobin, viceministro chino de Industria. El propio presidente Xi Jinping había llamado en 2014 a una "revolución de los robots". 

China ya es el primer mercado para los robots industriales, con 141.000 unidades vendidas el año pasado y un tercio de la demanda mundial, según la federación internacional de robótica.

"El potencial de automatización sigue siendo inmenso: en 2016,  China tenía 68 robots por cada 10.000 empleados, cuatro veces menos que en Japón o Alemania" explicó Karel Eloot, experto del gabinete McKinsey en Asia, y agregó: "Solamente 27% de los robots industriales vendidos el año pasado eran de firmas chinas. Pekín quiere que esa cuota de mercado pase a 50% en 2020, y luego 70% en 2025, según el plan tecnológico Made in China 2025".

Para llegar a esa cifra, los especialistas remarcaron que habría que duplicar el número de ingenieros chinos en robótica y paliar las lagunas de propiedad intelectual. Además, el costo social puede ser elevado, ya que según el Banco Mundial, hasta 77% de los empleos chinos pueden ser automatizados.

Sin embargo, a la robótica ya se la puede ver en distintos lugares de China , como en restaurantes, bancos o el sector médico. Desde marzo, se utiliza en los hospitales un robot asistente médico, destinado a "aportar inteligencia artificial a los médicos de regiones aisladas", según su creador.

Esta nueva revolución industrial tiene como punto de partida al país asiático, pero promete extenderse a todo el mundo de acá a unos pocos años.

Compartir

Comentarios