En medio de niveles de inflación desbordados (superiores al 30% anual), y de otro IMPUESTAZO PROVINCIAL (inmobiliario, automotor, ingresos brutos) implementados para pagar el malogrado “Sueño Entrerriano”; la actual gestión impulsa la séptima suba de las tasas municipales en 10 años de gobierno Justicialista, repitiendo la simple fórmula de traspasar a los bolsillos de los contribuyentes Diamantinos la carga de solventar y financiar el monumental aparato clientelar y prebendario que sostiene el gobierno municipal.

AUMENTO DE TASAS EN DIAMANTE: MAS FUNCIONARIOS = MAS IMPUESTOS.

En medio de niveles de inflación desbordados (superiores al 30% anual), y de otro IMPUESTAZO PROVINCIAL (inmobiliario, automotor, ingresos brutos) implementados para pagar el malogrado “Sueño Entrerriano”; la actual gestión impulsa la séptima suba de las tasas municipales en 10 años de gobierno Justicialista, repitiendo la simple fórmula de traspasar a los bolsillos de los contribuyentes Diamantinos la carga de solventar y financiar el monumental aparato clientelar y prebendario que sostiene el gobierno municipal.

Desde la Unión Cívica Radical de Diamante rechazamos este NUEVO INPUESTAZO MUNICIPAL pues cómo lo hemos sostenido en los seis aumentos anteriores, consideramos que hasta tanto no se ponga fin a el brutal despilfarro de recursos municipales que caracteriza a los gobiernos Justicialistas (Darrichón y Gieco por igual), no se debe recurrir a “exprimir” aún más a los castigados vecinos de Diamante. Que primero demuestren austeridad en la administración y luego recurran a aumentar las tasas.
Deben saber los vecinos de Diamante que paralelamente a la suba de tasas que castiga a sus bolsillos, y a una pésima prestación de los servicios, la actual gestión municipal no cesa en la incorporación de nuevos funcionarios a su staff (que ya supera a los 35), ahora con la incorporación de los familiares de los funcionarios como es el caso de hijos de los Concejales del Frente Para la Victoria, contratados para cumplir vaya uno a saber cual función. Simplemente esperemos que no se reproduzca el pase a planta permanente de los funcionarios tal como sucediera en la administración Darrichón.
Consideramos que este nuevo aumento de tasas y el conflicto salarial que tiene la Municipalidad no es fruto de la casualidad, sino que es el resultado directo de la irresponsabilidad administrativa desarrollada en estos 10 años, en donde al constante despilfarro de recursos públicos, se le debe sumar el sostenido incremento de la Planta Permanente de la Municipalidad, la existencia de más de 300 subvencionados, 80 contratados y más de 35 funcionarios políticos, dando como resultado lógico que “la torta” no alcance para tanta cantidad de comensales.
Es por ello que la estrategia de “atar” las recomposiciones salariales de los empleados a una suba en las tasas que pagan los vecinos es una estrategia falaz, que pretende poner en responsabilidad de los trabajadores municipales la situación, cuando en realidad son ellos los principales afectados por este perverso esquema impuesto en estos 10 años.
Las consecuencias “del modelo” (populista y predatorio de los recursos públicos) no solo se ponen de manifiesto en el presente por medio de los conflictos salariales, sino que también se refleja en el futuro, a partir de la incertidumbre que deben afrontar los trabajadores municipales a causa del vaciamiento aplicado en estos 10 años sobre la Caja Municipal de Jubilaciones y Pensiones, la cual no solo fue involucrada en “inversiones” desafortunadas (Termas), sino también por el incumplimiento serial de los aportes patronales por parte de la Municipalidad, que ha generado en estos 10 años una deuda superior a los $14.000.000, configurando de este modo una “bomba de tiempo” que la actual gestión parece no advertir.
Consideramos que el creciente nivel de conflictividad que la actual gestión municipal mantiene con el Sindicato de Empleados y Obreros Municipales y que prácticamente ha paralizado la actividad municipal, debe ser resuelto por la vía del diálogo democrático entre la patronal y los empleados, por lo cual expresamos nuestro mas enérgico rechazo a las medidas persecutorias e intimidatorias que desde el Ejecutivo Municipal se ha aplicado sobre quienes ejercen su derechos constitucionales, pretendiendo confeccionar “listas negras” sobre aquellos que adhieren a las medidas de reclamo.
En definitiva, este reciente aumento de tasas, así como el conflicto sindical actual, no son más que nuevas expresiones de un gobierno municipal sin rumbo, carente de un horizonte y solamente capaz de gestionar promesas que no se cumplen (termas, Cristo más grande del mundo, biodiesel, planta potabilizadora de agua, etc. etc.), y que han llevado en la “década ganada” a la más notoria de las postergaciones y atrasos que presenta nuestra querida ciudad.


UNIÓN CÍVICA RADICAL DE DIAMANTE

Compartir

Comentarios