Veedores de comidas, marca de inodoros especiales, nombres del listado doméstico de los hoteles y menú vegano son algunas de las condiciones que pidieron los jefes de Estado a la organización para su estadía en Buenos Aires. 

En pocos días se producirá la reunión del G-20 en nuestro país (del 30 de noviembre al 1º de diciembre) y las medidas de seguridad prometen ser extremas, aunque también habrá ciertas particularidades que le pondrán color a la cita más importante del planeta: desde autos secretos, blindados, armados e innovadores hasta cuartos exclusivos y comida típica de cada nación, son algunos de los pedidos especiales de los mandatarios que llegarán a Buenos Aires

Una de las principales "atracciones" será el desembarco del presidente estadounidense, Donald Trump, quien además de excentricidad traerá con él mismo, aviones, helicópteros, armas y autos blindados de última generación, entre los cuales figura la "nueva bestia", un vehículo casi impenetrable para cualquier presunto atacante. La comitiva que acompañará a Trump oscila las 200 personas, y para ingresar al Teatro Colón, los norteamericanos lo harán por una "carpa especial" de seguridad. Por el lado del líder chino, Xi Jinping exigió tener un salón privado para él en Costa Salguero, lugar donde se llevará cabo la importante cumbre, además de pedir controles ante la presencia de manifestantes "antichinos" como el grupo Falun Gong. Tampoco contestará preguntas de periodistas y verá un partido de polo.

Recep Erdogan, presidente turco, pidió la típica comida Halal y su comisión exigió ver "cómo se cocina la misma" que luego será degustada por el líder de Turquía, un mozo especial asignado a él y no se servirá alcohol a quienes integren el salón.

Alguien que tuvo pedidos casi de "estrella de rock" fue el príncipe de Arabia Saudita, Mohamed Bin Salman, que pidió un cuarto de rezo exclusivo en el hotel donde se aloja y en Costa Salguero, además de elementos de limpieza personal de una marca inglesa. Su comitiva ronda la 400 personas y será una de las figuras estelares de la cumbre. Atemorizado por un presunto ataque en su contra, el primer ministro de la India, Narendra Modi, solicitó a los organizadores que su vehículo no respete los semáforos que lo unen desde el hotel donde se hospedará hasta el predio de Costa Salguero, donde se llevarán a cabo las reuniones.

Otros parece que serán los más austeros del encuentro, como es el caso de la alemana Angela Merkel, que viajará con una delegación con menos de cien personas y además, planea desayunar el día 30 en Olivos con Macri. Lo mismo harán el japonés Shinzo Abe, el holandés Mike Rutte y la británica Theresa May.

Compartir

Comentarios