A un año de su gestión como funcionario dentro de la cartera agroindustrial, primero como ministro y a partir de septiembre como secretario, con la peor sequía de los últimos cincuenta años en el medio y el regreso de las retenciones, El Economista dialogó con Luis Miguel Etchevehere, secretario de Gobierno de Agroindustria.

¿Qué balance hace del 2018?

A partir de las mesas de competitividad hemos avanzado mucho en mejorar las condiciones de competitividad en relación a aspectos como: logística, infraestructura, simplificación y desburocratización de trámites y apertura de más de 160 mercados. Hay decenas de acciones que llevamos adelante, como al firma de protocolos sanitarios, que gracias a eso se abren los mercados, capacitación destinada a pymes para exportar, y así tener una mayor presencia de los productos argentinos en el mundo. También, hemos creado los mercados en SIO Granos y SIO Carnes. Acabamos de lanzar el mercado de futuro de la leche, es un antes y un después en la actividad tambera. Ahora el productor lechero podrá saber cuánto va a valer su producto dentro de seis, ocho, doce meses, va a poder programar su actividad y sobre todo, conocer a través de sus costos qué futuro tiene, lo noto como un punto positivo. Destaco la cercanía que tenemos absolutamente con todas las cadenas y los productores, atendiéndolos permanentemente y con un contacto directo.

¿Hacia adelante?

El desafío es tratar de seguir logrando condiciones para que un sector tan importante como es la agroindustria, que genera más del 65% de las divisas que entran al país, pueda expresar su potencial, porque eso se traduce en empleo formal y fundamentalmente, en arraigo en los lugares donde producimos. Cuando vamos a las ferias internacionales, otra actividad que llevamos adelante con la Agencia Argentina de Inversiones y de Comercio Internacional (AAICI), la Cancillería y con toda la gente que trabaja alrededor, es un orgullo ver nuestros alimentos a la par de productos de cualquier otro país. Tienen gran calidad y presentación, al visitar estas ferias, se ve que Argentina está en el mejor lugar y que nuestro trabajo es darle condiciones para que cada vez más pymes, especialmente, puedan acceder a esos mercados y así, seguir progresando.

A un año de su gestión y con un cambio de cargo en el medio ¿Cuál es su percepción?

Independientemente del nombre del cargo y de cualquier otra circunstancia, lo importante son las políticas. La política que lleva adelante el Gobierno es la misma que viene sosteniendo el presidente Mauricio Macri desde que asumió: reinsertar a la Argentina de una forma inteligente en el mundo y que el campo sea uno de los motores de la economía y ese, es nuestro trabajo diario. Depende mucho más de solucionar muchísimos detalles que hacen a esa competitividad tan anhelada, solucionar problemas todos los días para que las producciones expresen su potencial. La mayor riqueza que tiene el país, no es el clima, no son los suelos, sino el talento y el espíritu emprendedor que tienen los productores para producir. Cuando se le otorgan las condiciones, no hay que nada más que decirles porque saben perfectamente que tienen que hacer para progresar en su actividad.

¿Cómo es la relación con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica?

Nos sentimos parte de un equipo. Todos tenemos que trabajar coordinados para poder cumplir con las políticas que nos pide el presidente Macri, y ser lo más eficiente posible. Eso se logra confiando el uno en el otro, trabajando en equipo, siendo generosos en la diaria y dando resultados. Ese es el camino.

¿Cuál es el mensaje hacia los productores que reclaman por la gran carga tributaria?

Es verdad que la presión impositiva es muy alta, y no es lo deseado por el Gobierno. Seguimos trabajando para lograr que tengan acceso a tasas de interés similares a las de países que compiten con Argentina. Incluso con el presupuesto que se votó en el Congreso, el año que viene poder llegar a déficit cero y de esa forma, tener una disminución de la tasa de interés y de la inflación para que los productores sigan siendo competitivos y puedan lograr condiciones similares a los de los competidores. Ese es el punto, arreglar la macroeconomía para lograr que actividades tan importantes para el país, progresen.

 

Fuente Informativa: El Economista

Compartir

Comentarios