Presidente MID Juan Carlos Carrique junto a disertantes.

La inequidad de género copó el debate en el desarrollismo. “Las mujeres somos la mitad de la mano de obra y solo poseemos el 2% de los bienes”, destacó este martes Carolina Barone, Coordinadora de Políticas de Género y No Discriminación del Ministerio de Seguridad de la Nación en la charla Justicia, Género y Sociedad.

EL MID DEBATIÓ POR PRIMERA VEZ SOBRE ENFOQUE DE GÉNERO
“Las mujeres somos la mitad de la mano de obra y solo poseemos el 2% de los bienes”

La inequidad de género copó el debate en el desarrollismo. “Las mujeres somos la mitad de la mano de obra y solo poseemos el 2% de los bienes”, destacó este martes Carolina Barone, Coordinadora de Políticas de Género y No Discriminación del Ministerio de Seguridad de la Nación en la charla Justicia, Género y Sociedad. La actividad fue organizada por la Secretaría de Mujer y Género del Movimiento de Integración y Desarollo (MID), que es encabezada por Liliana Clement. El partido busca abrir el debate interno sobre temas de actualidad para plantear la nueva agenda del desarrollo.

Junto a Barone, completaron el panel el fiscal Emiliano Buscalia y la convencional desarrollista Edit Tiglio. Las exposiciones trataron sobre enfoque de género, violencia de género y el rol de las mujeres en la política.

Los partidos políticos tienen que abrir las puertas e incorporar a las mujeres en su conducción, pero no porque esté de moda el tema, sino porque así lo dispone la Constitución Nacional, subrayó Barone. La funcionaria destacó el impacto positivo que han tenido las políticas de cupo femenino en la participación política. “En 1991 solo el 4% de las bancas del Senado eran ocupadas por mujeres; hoy es casi el 40%”, ejemplificó. Pero aclaró que lo que en un principio fue una política positiva pronto se convirtió en un límite. “El 30% se convirtió en un techo, como si fuera necesario cumplir con el mínimo y nada más. Por eso se plantea la paridad: que el parlamento exprese la composición de la sociedad”, apuntó y aclaró que en los otros poderes del Estado las mujeres siguen estando subrepresentadas: 20% en el Ejecutivo y 15% en el judicial.

“El feminismo no tiene nada que ver con una posición en contra de los hombres, como a veces se cree, tiene que ver con la igualdad”, aclaró Barone. La coordinadora enfatizó que si las mujeres pudieran participar de la misma forma que los hombres en la economía, el PBI de la Latinoamérica aumentaría un 6%.

Entre las medidas para favorecer la equidad que podrían implementarse, Barone destacó las políticas de cuidado, las licencias por paternidad y la equidad salarial. “Las mujeres cargamos con tareas del hogar que no están remuneradas. Hay que empezar a comprometer a los padres con la crianza de los hijos. También para que puedan gozar más de ello. Los hombres también tuvieron que pagar el costo de la división sexual del trabajo”, apuntó. Las mujeres cobran por igual empleo entre un 23% y un 27% menos, destacó Barone.

Violencia de género

Latinoamérica es la región más peligrosa del mundo para las mujeres, explicó Barone. El año pasado se registraron 400.000 denuncias en las comisarías de la provincia de Buenos Aires y hubo 91 femicidios, según la funcionaria. “Estos temas tienen que ver con una agenda que quisiéramos que no existiera, pero es la realidad”, apuntó.

El fiscal Buscalia contó cómo aborda el problema desde su posición. “La violencia de género y familiar tienen que ver con las estructuras patriarcales de muchos años, pero también con una potencia que se dio al individualismo en la sociedad actual”, consideró Buscalia. Para enfrentarla decidió adoptar un método preventivo. Crítico con el funcionamiento de la justicia penal, consideró que la clave para combatir la violencia de género es el trabajo en la detección temprana. “Tenemos que actuar en todos los casos y hacerlo en forma rápida. El Estado tiene que modificar la realidad, y hacerlo ahora mismo”, comentó y señaló que la justicia penal tiene el foco en penalizar los caso graves. “Eso significa que el daño ya está hecho. Hay un muerto y hay que poner una pena. Eso a la sociedad no le sirve”, remató.

La violencia de género tiene una particularidad, según el fiscal. “La mujer no traslada la culpa al otro, sino que la asume como propia. Hay un sometimiento. Y existe un vínculo entre víctima y victimario. Por eso es cíclica: se repite. Y hay que actuar. Nosotros vimos que interviniendo en los pequeños casos logramos evitar la violencia”, añadió.

La fiscalía de Buscalia es la UFI N°5 de Moreno y recibe 10.000 causas por año. En 2014 eran 5.000 y se duplicaron, aunque las denuncias por violencia de género se tripicaron.  El fiscal hizo una radiografía de los casos que reciben. “Ella tiene en promedio 33 años; el 38. En el 44% de los casos, conviven entre sí. La situación económica es de regular a mala. El 6% utiliza armas de fuego en la agresión. En el 65% son amas de casa. En el 40% de los casos había denuncias previas”, describió.

Barone explicó que dentro de las fuerzas de seguridad se están llevando adelante medidas de prevención, como restringir las armas reglamentarias cuando hay denuncias de violencia de género. Otro hito importante, destacó, fue la licencia por violencia de género en las fuerzas.

Militancia femenina en el desarrollismo

La militancia de Edit Tiglio comenzó con el nacimiento de la UCRI, en 1957. Desde entonces formó parte del movimiento que fundó Arturo Frondizi. “Celebro que el partido haya vuelto a abrir sus puertas después de tantos años de ostracismo”, sostuvo. Tiglio tuvo una participación activa que la llevó a recorrer rincones alejados del país, como Pozo del Tigre, en Formosa. “Recuerdo haber hablado en pueblos donde no había ni luz”, contó. “A esta nueva generación que se dispone a conducir el MID le digo que siempre el camino será difícil, pero aún es posible una Argentina desarrollada”, arengó.

Para Tiglio, el principal desafío de la política es generar oportunidades “para los 16 millones de habitantes que no tienen posibilidades de desarrollarse plenamente”. “Hay que revertir las condiciones infrahumanas en las que viven. El país ha segregado a todos los habitantes de la república, que han terminado en el conurbano. Las provincias no han sido atendidas como corresponde, con un proyecto de desarrollo”, resumió.

El presidente del partido, Juan Pablo Carrique, explicó que el MID apuesta por “seguir siendo el partido de las ideas”. “Estamos intentando abandonar las viejas estructuras jerárquicas de los partidos tradicionales para construir un espacio abierto y participativo. Y queremos retomar el contacto con la sociedad para plantear una nueva agenda del desarrollo. En ese sentido, la agenda de género no puede quedar afuera de esa perspectiva”, sostuvo Carrique.

PARTE DE PRENSA MID NACIONAL

Compartir

Comentarios